Sin olvidar que seguimos sin herramientas legales a escala europea para combatir la violencia de género, tenemos un instrumento internacional que hay que exigir que se aplique con uñas y dientes: el Convenio de Estambul del Consejo de Europa. La crisis económica y la austeridad han tendido a empeorarlo todo, pero también a taparlo todo.

SUBIR

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies